martes, noviembre 20, 2007

La loca perdió su perro


La loca del barrio perdió su perro.
Anda por ahí buscándolo.
Pregunta a los vecinos, a la policía.

Ha puesto anuncios en los comercios;
ofrece una recompensa.

Era un animal pequeño, atrofiado,
sobre todo viejo.
Y ella lo sacaba a pasear en las noches,
cuando los vecinos estaban dormidos
y nadie la molestaba porque el perro
se meara en los árboles.

No lo querían.
Pero la verdad es que la loca está muy triste
y uno quisiera que ya lo encontrara.
Como que se siente uno culpable
aunque no haya hecho nada.
Aunque sólo deseara...

5 comentarios:

Apostillas literarias dijo...

Me ha recordado este otro hermoso poema poema:

Arrastras esta hoja con los dientes mientras cuento
que te has portado mal y tú lo sabes.

No pido que comprendas las materias
de filósofos y genios elocuentes.
No aspiro a que te creas que hay un dios
y comulgues con la fe en la que he crecido.
Quizá nunca distingas los conceptos de izquierda ni derecha,
ni qué es sentir amor.

Me conformo, querido Goya
con que no te mees en el sofá, en las alfombras,
en el suelo de la cocina,
o cualquier lugar que encuentres
menos en los que te hemos asignado.

Tú no lo entiendes.
Tú sólo entenderás por nuestros gritos
que en casa tienes que ir a los periódicos
y que la calle es grande y tienes ancho mundo.

Si yo pudiera, si me dejaran
mear sobre la prensa diaria,
salir a la calle y cagarme en el mundo,
si yo pudiera, querido Goya, sería feliz.

Tú no me entiendes.
No sabes la envidia que te tengo.

(De Jorge Barco en 'De Algún día llegaremos a la luna')

Agustin dijo...

Bonito poema ciertamente. Gracias por compartirlo.

ana maria parente dijo...

Algún dìa podemos ser orates y estar solos?.Lo pensaste alguna vez?
Te gustarìa que te tuviesen desprecio y lástima a la vez?

Agustin dijo...

¿Acaso el ser orate no es una condición esencialmente solitaria?

ana maria parente dijo...

Depende de que tipo de locura ,si es autista ,quizás.