jueves, agosto 27, 2009

La Gorda

Hoy pasó una voz por la ventana.
Creí que era la Gorda.

La Gorda era inmensa;
de sus pechos brotaban pichones
por toda la casa.
Hacia ellos corría el verano
como un niño de pudor oscuro.
Se oía en su vientre la música de las esferas.

Ella bastaba para poblar el mundo,
para contenerlo.

Dormía llenando la cama
y su sueño era un hervor de carne satisfecha.
Cuando era amante
su cuerpo cantaba como un globo de lluvia.

La Gorda iba por la calle
como una bestia de miel
en un jardín de juguete.

Cuánto he estirado mi tristeza
para que su ausencia tenga sitio.

24 comentarios:

Regina Swain dijo...

Me encantó este poema, tiene frases maravillosas, que me encantaron como:


"Ella bastaba para poblar el mundo."

"...su sueño era un hervor de carne satisfecha."

Felicidades, tienes un raro don, Agustín, y lo mejor de todo es que tu ego no es más grande que tu don, como les sucede a muchos escritores.

Con cariño,

Regina

Luis R. Sand dijo...

Lo primero que leí de ti, fue un librito con tres ensayos llamado "Gordas, feas y chismosas"...para que menos se anden quejando (je).

Saludos.

Agustin dijo...

Gracias, querida Regina. Yo también admiro lo que escribes, sinceramente. Te mando un abrazo fuerte.

Agustin dijo...

Gracias, Luis, por la visita, por el comentario y por leer mis libros.

Rafael Merino Isunza dijo...

La belleza se encuentra en todas partes, sin embargo no cualquiera tiene la capacidad de transmitirla de bella manera. Me encantó tu poema.

Agustin dijo...

Gracias, Rafael. Saludos.

Paulette dijo...

es bello. Me hace recordar la apuesta de las Bronte que llevó a Charlotte a escribir Jane Eyre. Sus hermanas sostenían que una heroína tenía, obligadamente, que ser bella.
¿cómo va ser una superficie la que inspire una emoción profunda? ¿Catherine Linton es Cathy por bella o por su alma coriendo salvaje por el páramo?¿Alguien vio qué cintura tenía?¿Cuántas lineas ocupa la descripción de su cuerpo? No tiene lógica. Leopoldo Marechal escribíó los poemas más bellos a su esposa que según mi padre, que la trató, no tenía mucho de atractico físico.Sus sonetos son de los más bellos del nuestro idioma, pasionales y puros."Con el número Dos nace la pena"

Agustin dijo...

Así es, Paula. Creo que son más las "feas" que las "bonitas" que han recibido el homenaje de un poeta. Dicen en mi pueblo "La suerte de la fea, la bonita la desea".

ilana dijo...

Agustín, leí este poema varias veces, perdón por no comentar antes, no te tengo olvidado, sólo que ando tratando de darle cuello a mi tesis... (deséame suerte!)...

pues sí, difícil es encontrar la forma de transmitir el atractivo que pueden tener ciertos seres cuyas dimensiones físicas los separan de un concepto generalizado de la belleza... lo logras, ciertamente, y te felicito...

Me recuerda, a la vez, una lectura deliciosa que llevé a cabo este verano en las playas de Río... A mulher que escreveu a Bíblia... (de Moacyr Scliar). Precisamente fue una novela hermosa (con traducción al español, ya averigüé para los que no leen en portugués) que trataba de una mujer muy, pero muy fea...y muy inteligente. Gocé mucho de convivir con una protagonista que no sólo era fea sino asumía su fealdad con dignidad y lograba convertirla en belleza...

Te mando un abrazote, y hay que hablar pronto, quiero algunos consejos tuyos...

ilana

Osvaldo dijo...

He aquí un poeta que sabe decir mucho con las palabras suficientes, con lo justo, y sin dejar medrar esos odiosos bichos del lugar común. Ojalá alguna vez publicaras textos de Orgía de palomas, pues definitivamente el ejemplar que tenía se quedó en otras manos cuyo dueño no recuerdo.

Con un gran abrazo desde El Salvador.

Osvaldo

Makiavelo dijo...

Los gordos suelen gozar de mejor sentido del humor que los que no lo somos.

Me gustó.

Saludos.

Agustin dijo...

Ilana: te deseo suerte con tu tesis. No he leído la novela que dices, pero suena muy interesante. A mí también me gustaría verte pronto y platicar contigo, pero quién sabe cuándo se pueda. Mientras tanto escríbeme. Besos.

Agustin dijo...

Osvaldo: Gracias por el comentario. Voy a ver qué puedo subir un día de éstos. Mientras tanto, te mando afectuodos saludos hasta la tierra del gran Roque.

Agustin dijo...

Makiavelo: Eso dicen. Pero la experiencia me ha mostrado muchas excepciones. Saludos.

ana dijo...

Hay gordas muy bellas ,incluso en edad madura las gordas tienen más éxito que las flacas.
Muy lindo el poema.Adhiero totalmente a la opiniòn de OSVALDO ,me parece muy ajustada a la verdad.

Agustin dijo...

Gracias por el comentario, Ana. Y por seguir visitando este espacio. Saludos.

Guido Finzi dijo...

Un poema interesante Maestro, que prueba que la inspiración no sólo brota de la perfección de la belleza, sino también de la desmesura de lo grotesco.

Un saludo

PD: por supuesto, sin ánimo de ofender a los gordos...

Agustin dijo...

Gracias, Guido. Un saludo también para usted.

Diego Castillo dijo...

Saludos.

Es bueno encontrarse con poemas de este tipo. Es triste pero a la vez me causó un poco de risa.

Seguimos en contacto.

Desde Pachuca:
Diego Castillo Quintero
(El sujeto aquel del taller en la Escuela de Artes)

Agustin dijo...

Gracias, Diego. Te mando saludos.

Luis Amador dijo...

das en el clavo agustín, son como panales de miel...

bienaventurados aquellos que alguna vez encallaron en sus brazos...

hay varias gordas memorables, como la gorda gorda de las crónicas romanas (de ingnacio trejo) o aquella que cantaba boleros (de cabrera infante)...

un abrazo!...

Agustin dijo...

Luis: Qué gusto recibir un mensaje tuyo. Te mando muchos saludos.

Velia Rangel dijo...

Hermoso poema. dice mucho del poeta. Gracias Agustín
Velia Rangel

Agustin Cadena dijo...

Gracias, Velia. ¡Abrazo!