lunes, diciembre 11, 2006

Esperanza

Si viene ella, abuelo,
y dice que no pudo antes,
dile que ya no importa.
De todos modos yo no iba a salir.

Si acaso viniera todavía
y te pide perdón
por turbar así el sueño de los muertos,
dile que está bien.

Hazla pasar a la sala,
que se tome un café,
y toque con sus dedos
este sudario de sombra
que fue tejiendo su ausencia.

Siéntate con ella, conversa un poco;
cuéntale cómo fuimos enterrados
hace treinta años,
un mediodía sin lluvia.
Tú por viejo, abuelo,
porque ya habías tenido suficiente,
y yo porque no me sirvió para atraerla
esta momia de corazón
que llevo aún atorada en los ijares.

No te costará reconocerla,
si es que todavía viene:
está viva, fíjate en eso, abuelo,
tiene calor en el cuerpo,
en la voz, en la mano con que saluda;
la sangre da color a sus mejillas
y sus labios guardan humedad reciente.

Si viene y llama a la puerta
y tú sales a abrirle,
mejor no le cuentes nada de mí.
Sólo ofrécele un café,
dile que la amo y la extrañé
y que cada mañana sin ella
fue el punto cero de un largo y lento morir.

Acuérdate de eso, abuelo,
por si todavía, aunque no lo creo,
viniera ella.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Agustín,
Nunca agradecí lo suficiente tu paso por Cumaná, ni el hecho de que tu visita pusiera fin a años de silencio narrativo. Ahora lo hago.
Es, tal vez este hermoso poema, o tal vez no el poema sino el suspenso de las cosas que hieren livianamente. Llegué a tu blog para leer los comentarios de los libros y heme aquí en esta nostalgia sonreída.
Los siento, es muy difícil la claridad ahora.
Qué pena, pero gracias.
Adriana

Agustin dijo...

Adriana: Gracias por tu nota. Yo les agradezco, a ti y a las demás personas que fueron tan amables conmigo en Cumaná, ese maravilloso par de meses.

ana dijo...

Pensar que es real ,hay muchos que mueren por dentro sin el calor del verdadero amor,eso se adivina en la mirada y en la electricidad que producen ciertos encuentros.
Electricidad que parece energìa de resurrecciòn.

Paloma dijo...

Iré abriendo poco a poco las puertas y los rincones de este blog, porque lo visto hasta ahora me gusta.

Saludos.

Agustin dijo...

Bienvenida, Paloma.